Hoy cierra ‘Ya que no podemos hablar’. Gracias a todos.

Tras cinco años, 150.000 visitantes y más de 199.000 páginas vistas, hoy cerramos el blog ‘Ya que no podemos hablar’.

Hay muchas razones, todas sencillas, ninguna grave. Una de las principales es mi desacuerdo con la publicidad que usted ve a los pies de esta entrada, una publicidad que yo no controlo y que muestra anuncios que no siempre son oportunos. Las entradas más populares han sido las principales víctimas de la publicidad más cuestionable. Creo que ni su atención ni sus comentarios merecen ese mercadeo del que ninguno de nosotros nos beneficiamos, pero del que blogueros y lectores somos parte imprescindible.

Abandono este blog, pero no sus contenidos. Las entradas se están migrando a una nueva plataforma, en la que mi grado de control sobre lo que se muestra es mucho mayor. Cuando esté disponible, la colgaré en esta página, por si les interesa.

Les agradezco su atención y sus comentarios a lo largo de estos años, de los que tanto he aprendido, que me han hecho repensar sobre lo pensado, releer lo escrito, reescribir lo elaborado. Han sido lo mejor de este blog.

Gracias

Teodoro J. Martínez

 

Cuán poderoso puede ser el batir de las alas de una mariposa…

Teodoro J. Martínez:

Han pasado ya dos años desde que se inició este maravilloso proyecto, ‘Mariposas por la vida’. Desde entonces, la fundación Miquel Valls ha recibido 20.000 euros gracias a la venta de este libro de mariposas.

Además de su innegable valor como proyecto solidario, el libro en sí es, hoy por hoy, la mejor guía de campo para el reconocimiento de las mariposas diurnas de la península Ibérica. Si aún no tienes tu ejemplar, puedes obtenerlo en la página de pedidos del proyecto http://www.mariposasporlavida.org/pedidos.html

Si queréis conocer la historia de dolor y esperanza que esconde detrás, podéis leer aquella entrada original, difundida en medios de todo el mundo gracias al Centro de Colaboraciones Solidarias.

Aún quedan unos pocos libros ¡Ánimo!

Entrega de la primera parte de la recaudación de la venta del Libro a la Fundación Miquel Vals. Desde entonces, se han entregado cantidades hasta completar casi los 20.000 euros.

Entrega de la primera parte de la recaudación de la venta del Libro a la Fundación Miquel Vals. Desde entonces, se ha llegado a los 20.000 euros.

Originalmente publicado en Ya que no podemos hablar...:

Los pacientes no dejan de sorprenderme, de enseñarme, de humanizarme. En la debilidad de la enfermedad, cuando más duro es el diagnóstico y más tenue la esperanza, con frecuencia surge esa asombrosa fuerza, ese empuje que parece anidar dentro de todo individuo, que espera la ocasión idónea para hacer su aparición, cuando estamos rendidos en el suelo.

La madre sin recursos que aprieta los dientes para buscar bajo las piedras el dinero que necesita su hija para esa ortesis especial… La que con un hijo enfermo acude, consulta tras consulta, con las mejores búsquedas de literatura científica que yo hubiera podido encontrar. O aquella otra que se convierte en mecenas de la investigación que puede para ayudar a su hija. Ellas no constan en ninguna estadística, ni ese dinero cuenta en ningún balance sobre gasto sanitario. Sólo están ahí, ocultas y distan mucho de ser testimoniales. Se les debe mucha…

Ver original 538 palabras más

Presentación del libro Mariposas por la Vida

Etiquetas

, , , , , ,

Este fin de semana estuve en Barcelona en la Presentación del libro ‘Mariposas por la Vida’. Se trata de una guía visual de todas las especies de mariposas diurnas de la península ibérica, elaborada por algunos de los mejores expertos en lepidópteros del país.

Al margen de su calidad y su belleza (las fotografías son espectaculares), lo más interesante es cómo se ha gestado el libro. Surgió como homenaje de un grupo de amigos a un fotógrafo de la naturaleza fallecido por ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica). Podéis conocer más de la iniciativa en la página web del proyecto o a través de un artículo que escribí sobre la iniciativa.

Mariposas por la vida es un bonito ejemplo de superación en el dolor, de saber buscar la fuerza en los momentos duros y de crear algo positivo tras la pérdida de un amigo. Es, además, un proyecto solidario que donará todos los beneficios obtenidos por la venta del libro a la fundación Miquel Valls, que apoya a las familias con ELA. Es un bonito regalo para Navidades para cualquiera, os lo aseguro. Si os animáis, podéis solicitarlo directamente en su página de pedidos, y difundirlo entre vuestros amigos. A mis críos les ha encantado :)

Como dice mi amigo el Agrimensor Frikosal, vivimos en un mundo extraño, pero hermoso… Las iniciativas desinteresadas, espontáneas, y espectaculares como ésta hacen que uno vuelva a confiar en el ser humano.

Cuán poderoso puede ser el batir de las alas de una mariposa…

Etiquetas

, , , , , , , , , ,

Los pacientes no dejan de sorprenderme, de enseñarme, de humanizarme. En la debilidad de la enfermedad, cuando más duro es el diagnóstico y más tenue la esperanza, con frecuencia surge esa asombrosa fuerza, ese empuje que parece anidar dentro de todo individuo, que espera la ocasión idónea para hacer su aparición, cuando estamos rendidos en el suelo.

La madre sin recursos que aprieta los dientes para buscar bajo las piedras el dinero que necesita su hija para esa ortesis especial… La que con un hijo enfermo acude, consulta tras consulta, con las mejores búsquedas de literatura científica que yo hubiera podido encontrar. O aquella otra que se convierte en mecenas de la investigación que puede para ayudar a su hija. Ellas no constan en ninguna estadística, ni ese dinero cuenta en ningún balance sobre gasto sanitario. Sólo están ahí, ocultas y distan mucho de ser testimoniales. Se les debe mucha gratitud a estos ángeles solitarios -casi siempre mujeres- y el más profundo de los respetos.

Otras veces, sin embargo, el esfuerzo no lo hace un familiar directo, sino un grupo de amigos, o incluso de desconocidos, lo que lo hace aún más sorprendente. Llevados del más puro espíritu de protección y ayuda al prójimo, de un sentimiento de solidaridad comunal inmediato y tremendamente intenso, sin barreras de ningún tipo, dan lo mejor de sí mismos para ayudar al que no puede levantarse solo.

La última de estas iniciativas que he conocido se llama ‘Mariposas por la vida’, y he de decir que, sin duda, es una de las más hermosas. Es un proyecto para elaborar una Guía Visual de las Mariposas Ibéricas diurnas. A diferencia de otros libros, el proyecto se está llevando a cabo mediante la colaboración de decenas de fotógrafos, amigos o desconocidos, que envían sus fotos, o su única foto, para formar el gran puzzle de esta obra que probablemente terminará siendo el mejor libro de mariposas de la península Ibérica elaborado hasta la fecha.

La chispa que encendió la mecha del proyecto fue el dolor de Gabino, su amigo, que padeció la enfermedad conocida como ELA (esclerosis lateral amiotrófica), la cual segó su vida. Sus amigos, sus compañeros, asistieron durante su enfermedad a la ayuda que la Fundación Miquel Valls les prestó, a él y sus familiares, durante todo el proceso. Hoy han decidido devolver parte del bien que Gabino recibió, al destinar lo que se obtenga con la venta del libro a financiar la actividad de dicha fundación. Y qué mejor vehículo para llegar a su destino que la gran pasión de Gabino: la fotografía de mariposas.


Bellas, frágiles y únicas, como las personas. Las mariposas nos regalan su fugaz belleza para recordarnos que podemos hacer cosas grandes aun siendo pequeños; que una foto en un cajón no es nada, pero cuando se junta con trescientas más puede llegar a ser imprescindible para completar una obra casi enciclopédica. Como en los castellers de Cataluña, en el proyecto son imprescindibles todas las manos, aunque aparentemente la torre humana la compongan sólo unos cuantos. Somos pequeños, pero no insignificantes. Y sí, somos insustituibles. Sin nosotros, nada es posible. Nada de lo que merece la pena.

Jamás sabremos las consecuencias que una sonrisa o una palabra amable pueden tener para miles de personas. Puede que nunca descubramos que fuimos nosotros los que dimos un empujoncito a un futuro Gandhi en medio de una crisis personal, o a una madre coraje que necesitaba apoyo para seguir luchando, o simplemente a nuestro dolido vecino. Alguien sembró un día la semilla del árbol a cuya sombra te cobijas, y lo hizo sabiendo que no habría de beneficiarse de ello.

En un mundo obsesionado con la rentabilidad y el beneficio, muchas veces la solidaridad y el esfuerzo por los demás se tilda de estéril, si no va de la mano de recaudaciones sorprendentes o resultados espectaculares; nadie puede enseñar al ciego a ver. Lo que es claro es que, a partir de hoy, no podrá afirmarse que no puede cambiar el mundo el frágil aleteo de una mariposa.

Artículo publicado por el Centro de Colaboraciones Solidarias (CCS) el 10-Feb-12

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 665 seguidores